BLOG

¿Cómo y dónde puedo instalar un ascensor en casa?

26 Sep 2016, Publicado por admin en Ideas y Consejos de Decoración
Nationwide Lifts of Massachusetts

Cada vez más populares, ya podemos disfrutar de un elevador doméstico prácticamente en cualquier hueco y con una inversión contenida.

Además de incrementar el valor de la propiedad, instalar un ascensor doméstico aumenta la calidad de vida y el confort, especialmente en el caso de personas con movilidad reducida. De hecho, un equipamiento considerado hasta hace muy poco de lujo puede convertirse en una cuestión de primera necesidad, a medida que nos hagamos mayores. Cuatro expertos explican todas las posibilidades en cuanto a tecnología, espacio, inversión y obras.

Expertos consultados:
Pablo Hernández, responsable de marketing y comunicación de Otis
Carlota Martins, directora comercial y de marketing de Eleser
Jesús Arévalo, responsable comercial de PVE Europa
Antonio Llaguno, director técnico de Turboiber

¿Un ascensor… en mi casa? Las viviendas unifamiliares y sus escaleras puede convertirse en un problema con el paso de los años. Un ascensor multiplica de forma exponencial tanto el confort como el valor de una vivienda.

En primer lugar, los ascensores de casa son, en realidad, elevadores. ¿Cuál es la diferencia entre ascensor y elevador? “El elevador presenta una velocidad que no excede los 0,15 m/s. Al no estar sujetos a las mismas normas que los ascensores, plantean menores requisitos para su instalación”, cuenta Pablo Hernández, responsable de marketing y comunicación de Otis, firma líder del sector de la elevación.

Carlota Martins es directora comercial y de marketing de Eleser, quienes diseñan y construyen ascensores de baja velocidad. Martins explica que “un elevador doméstico puede instalarse en edificios de 2 hasta 5 plantas, siempre que no se superen los 12 metros de recorrido”.

 

Fotografía: Cortesía de Eleser

Fotografía: Cortesía de Eleser

 

Adaptados a cualquier hueco. La falta de espacio hace tiempo que dejó de ser un problema a la hora de decidirse por un elevador en el hogar. El mercado ofrece multitud de soluciones, desde los más tradicionales hidráulicos hasta los eléctricos, pasando por los novísimos ascensores neumáticos o las alternativas de elevación en fachada.

Tecnología hidráulica. Los elevadores hidráulicos están pensados para romper barreras arquitectónicas, por eso se fabrican a medida: “No necesitan cuarto de máquinas, ni apenas mantenimiento”, afirma Carlota Martins.

Existen dos opciones para poner un elevador hidráulico en casa: Estructura metálica o caja de obra. Estas son las diferencias.

“Cuando se hace en una estructura metálica, necesitaremos una pequeña cavidad en el suelo de unos 20 cm”, dice Martins.

“En el caso de que el cliente prefiera una caja de obra, habrá variantes a tener en cuenta, como la existencia o construcción de una pared para colocar las fijaciones para el curso de las guías del ascensor”, continúa.

Resumiendo, la directora comercial y de marketing de Eleser sitúa, “entre dos días y dos semanas, el tiempo de instalación, con un equipo mínimo de dos personas”.

Eléctrico de tracción. Pese a las ventajas que ofrecen los sistemas hidráulicos, “los elevadores eléctricos de tracción ofrecen mejor eficiencia energética”, según Pablo Hernández, responsable de marketing y comunicación de Otis. “Además, tienen una máquina tan pequeña y ligera que no precisa cuarto de máquinas, haciendo que sea el sistema más eficiente en términos de aprovechamiento del espacio”.

Coincide con él Antonio Llaguno, director técnico de Turboiber, fabricante de los ascensores Fullspace, quien dice que la cabina aprovecha al máximo el espacio disponible, “dejando una mínima holgura con las paredes de 2,5 cm a cada lado”.

Por otro lado, si también te preocupa el medio ambiente ten en cuenta que la tecnología hidráulica usa una bomba de aceite con un componente más contaminante.

“Al no necesitar foso –una de las obras más problemáticas–, y acoplarse a las alturas de último piso más estándar en la vivienda europea actual –2,5 m e incluso menos –, las obras para instalar un elevador eléctrico de tracción se simplifican”, añade Llaguno.

Neumáticos de vacío. Son los más novedosos en el campo de la elevación doméstica y están compuestos por una estructura totalmente autoportante.

“El ascensor neumático se instala sin obras, directamente sobre el suelo existente de la vivienda (tarima, mármol) y es apto para viviendas con altura libre muy reducida”, dice Jesús Arévalo, responsable comercial de PVE Europa.

“Por lo demás” –añade Arévalo–, tienen un mantenimiento mínimo: Al funcionar por aire, no tienen prácticamente piezas de desgaste”.

Lo verdaderamente destacable de los ascensores neumáticos es que no requieren ningún tipo de obra, si existe un espacio abierto entra las plantas.

“En un hueco de escalera de, por ejemplo, 1×1 m podría instalarse con capacidad para dos personas. Además, no requiere obras. Sólo hay que cortar la barandilla en la planta alta para permitir el desembarco”, asegura el responsable comercial de PVE Europa, firma que comercializa el ascensor circular unipersonal más pequeño del mercado –75 cm de diámetro externo– y que requiere sólo de un espacio de 80 cm para su instalación.

 

Fotografía: Cortesía de PVE

Fotografía: Cortesía de PVE

 

Cuánto cuestan. El precio de un ascensor depende de múltiples factores: Número de paradas, tipo de puertas, acabados, además de la estructura y de la obra auxiliar.

“Puede ir desde los 8.000 euros de la propuesta más básica –en un hueco sencillo, con banda magnética y puertas de planta semiautomáticas de imprimación–; hasta los 100.000 euros de un modelo que implique obra civil e integre acabados como paredes de cristal”, dice Jesús Arévalo.

El resto de los expertos da una cifra de entre unos 20.000 y 30.000 euros.

Permisos necesarios. Además de la preceptiva licencia de obra municipal, “si hay obras auxiliares de albañilería, se precisa un proyecto visado por un arquitecto”, indica Pablo Hernández.

Desde Turboiber añaden el requisito de registrar el ascensor en la Dirección General de Industria, “sin olvidar que, obviamente, éste debe disponer de la acreditación de conformidad con la Legislación Europea”.

Mantenimiento. Generalmente es la propia empresa instaladora la responsable de llevar a cabo las tareas de mantenimiento y seguridad.

“Como la mayoría de elevadores domésticos están regulados por la Directiva de Máquinas 2006/42/CE, el mantenimiento debe llevarse a cabo cada cuatro meses”, apunta Jesús Arévalo.

 

Artículo de www.houzz.es, por Isabel Arjona

Publicar un comentario